La forma perfecta de comenzar a trabajar en una empresa…


Era sábado 18 de mayo y yo estaba invitada a una inmersión laboral en Fly Colombia para conocer cómo funcionaba toda la operación, ya que en los próximos días iba a comenzar oficialmente mi práctica de la academia con ellos. El día iba transcurriendo muy normal, yo estaba conociendo a las personas de la empresa, aprendiendo los procedimientos que se realizan normalmente y estaba comenzando a interactuar con algunos pasajeros que iban llegando, ya que fui muy afortunada de presenciar 3 vuelos el mismo día.

Cuando llegamos a la oficina a darles la bienvenida a los pasajeros, pasaros dentro de mí muchas sensaciones inexplicables, era la felicidad de estar conociendo cómo funcionaba la empresa desde la experiencia, pero además era compartir la alegría de todas esas personas que estaban cumpliendo su sueño realidad. Fly Colombia se estaba encargando de hacer de ese día algo totalmente inolvidable tanto para los pasajeros como para mí.

Después de un cantar cumpleaños, comer torta y festejar con los homenajeados, vimos un par de vídeos de seguridad y luego nos dirigimos a la plataforma, a ver ese tan anhelado helicóptero que estábamos esperando. Al llegar a plataforma lo vimos ahí aterrizado, las emociones aumentaban un poco más y yo comenzaba a estar cada vez más contenta de hacer parte de esta maravillosa empresa. Fueron 6 personas las que se embarcaron en este vuelo para mirar a Medellín desde otra perspectiva, y una vez aterrizaron se montaron otras 6. Los que llegaron hablaban de lo hermoso que se veía todo desde el cielo, de la sensación de felicidad que tenían cuando se estaban elevando y los vacíos que sentían cuando se hacía alguna maniobra en el aire, para mí era lo mejor poder estar compartiendo esta felicidad con ellos.

Faltaba poco para que los próximos pasajeros se montaran en el siguiente vuelo, era ya el tercero del día, y mis compañeros me informaron que este vuelo iba a ser especial, porque tendríamos una propuesta de matrimonio en el aire, lo que hizo que me emocionara mucho más, y al finalizar con los detalles de la logística, mi compañera Ana María me dice que yo tendré el privilegio de ir en este vuelo acompañándolos y tomando todo el registro fotográfico; yo no lo podía creer, la palabra FELIZ se quedaba pequeña para describir cómo estaba en ese momento, era algo tan inesperado que ni siquiera tenía conmigo mi celular para tomar las fotos, y fue por esto que me tuvieron que prestar uno de otra persona.

IBA A MONTAR EN HELICÓPTERO, siempre lo quise hacer y siempre supe que lo haría algún día, pero nunca creí que fuera tan pronto y con una empresa tan especial como Fly Colombia, era literal estar viviendo un sueño. En medio de estos sentimientos me subí a la aeronave a emprender esta maravillosa experiencia, que resultó siendo mucho mejor de lo que yo creía.

Todo lo que los pasajeros anteriores me habían dicho era totalmente cierto, ahora era yo la que estaba apreciando la ciudad desde otra mirada, era yo quien estaba sintiendo esa emoción extraña y era yo la que estaba sintiendo esos vacíos que te hacen sentir viva, era una experiencia en la que las palabras se quedan cortas a la hora de describirla, y que estaba siendo doblemente especial al presenciar una propuesta de matrimonio tan bonita.

Todo fue perfecto, cuando el helicóptero aterrizó yo no me cansaba de decir que fue espectacular y de dar las gracias por haber permitido que mi primer día en el trabajo fuera simplemente ESPECTACULAR.


39 vistas